ECOPISTA, DE VALENÇA A VILA NOVA DE CERVEIRA

Nordic Walking Vigo  vuelve a cruzar fronteras.
Este sábado 1 de junio, nos vamos de marcha al país vecino para disfrutar de una ruta maravillosa y muy fácil de realizar, La Ecopista entre Valença y Vila Nova de Cerveira, uniendo dos de los pueblos mas bellos del norte de Portugal.

Aunque ya realizamos parte de la ruta, en esta caso la haremos de una manera mucho más atractiva, ya que saldremos desde Valença y recorreremos de forma continua, pero con descansos, hasta el final, Vila Nova de Cerveira, sin tener que volver por el mismo camino, disfrutando de la naturaleza y el paisaje a los pies del Río Miño.


Antiguamente existí­a un ferrocarril que uní­a las localidades de Valença y Monçao en la fronteriza región del Valle del Miño. Con el paso de los años este ferrocarril queda en desuso y se reconvertiría en un recorrido acondicionado para ciclistas, caminantes y como no, nordic walkers.

Las buenas comunicaciones, con dos puentes internacionales por los que acceder, hacen que cientos de personas crucen el río para disfrutar del paisaje que ofrece esta ruta llana y fácil de realizar. Quizás ese sea el único “inconveniente”, ya que dependiendo del día y la hora, puedes encontrarte más ciclistas de los que te gustaría. Nosotros iremos el sábado porque es el mejor día, con poca afluencia de viandantes. Pero bueno, en la vida hay que saber disfrutar y compartir al mismo tiempo. El sendero atraviesa viñedos, campos de cultivo y proporciona unas vistas del rico patrimonio arquitectónico portugués. Algunos miradores permiten disfrutar de unas vistas privilegiadas del río Miño.

Además existe un centro de interpretación, en la antigua Casa da Vigia en Valença, donde se puede comprobar la rica flora y fauna que predomina en el lugar, así como memorias de la antigua vía del ferrocarril. La senda está ilustrada con diversos paneles informativos que dan cuenta de los puntos de mayor interés que se encuentran a lo largo del recorrido.
El entorno es una maravilla y para poner la guinda, al final de nuestra ruta, a pocos metros de la pequeña playa fluvial, acabaremos la jornada de marcha nórdica en un bar/restaurante fantástico, al lado del río, “Lenta caffe”. Tomar algo en su impresionante terraza es pura relajación mientras contemplamos la maravillosa vista del río Miño.
La superficie es buena para que los tacos o conteras, imprescindibles en esta ruta, se adhieran y puedan ayudarnos a perfeccionar nuestra técnica de nordic walking.

Recuerdo también a los interesados que ese mismo día hay feria en Vila Nova de Cerveira; qué más se puede pedir, deporte, buena compañía, tercer tiempo en un marco incomparable y feria.

OS RECUERDO QUE LA RUTA ES EL SÁBADO 1. EL ÚLTIMO DIA PARA ANOTARSE ES EL VIERNES. NO LO PIENSES TANTO Y VENTE DE MARCHA…