MARCHA NÓRDICA EN ONS

El pasado domingo 12, una legión de intrépidos walkers abordamos la isla de Ons para marchar con nuestros bastones  por las increíbles rutas que la isla ofrece.

Realizamos varias rutas:

  • RUTA SUR:

La ruta comienza en la Caseta de Información de Ons, que está  justo al final del muelle. Previo calentamiento, comenzamos con una corta pendiente inicial, para seguidamente atravesar O Curro, el núcleo más importante de población.

En su primer tramo, paralela a las playas de la costa sureste, tras la primera de ellas, Area dos Cans, se puede divisar, el grupo de rocas donde se encuentra O Laxe do Crego, sarcófago antropomorfo datado en el medievo y desde entonces objeto de múltiples leyendas. Un poco más allá, aparece la playa de Canexol y su frágil complejo dunar, actualmente en proceso de recuperación. Frente a ella, al otro lado del camino, la antigua casa rectoral con sus tradicionales hórreos, la escuela, el cercano cementerio y la iglesia vieja son parte de la historia del hombre en las islas.  Las viviendas que se encuentran  en el camino, algunas de ellas aún hoy habitadas, formaban los barrios de Canexol y Pereiró.

El camino nos conducirá, en unos 45 minutos desde el inicio de la ruta, al hermoso mirador de Fedorentos , desde donde nos ofrece las mejores vistas al cercano islote de Onza y a la entrada de la Ría de Pontevedra, viéndose al fondo el majestuoso archipiélago de las Cíes. Volviendo un poco atrás hacia el oeste, está  el Buraco do Inferno, donde los continuos embates del océano han construido esta curiosa formación geológica, , una agujero de más de 30 metros que se comunica con el mar, produciendo un sonido ronco inolvidable, entre los verticales acantilados que componen esta zona de la isla. Desde aquí seguimos bordeando la costa occidental hasta alcanzar la Ensenada de Caniveliñas.

  • Ruta Norte

La Ruta Norte (o “ruta naturista”) parte de la caseta de información del Parque Nacional de las Illas Atlánticas y pasa por la famosa Playa de Melide.

Atraviesa la aldea de O Curro, pasando también por la Fonte do Castelo, bordea los acantilados de la costa este para finalizar en la Playa de Melide. Desde aquí hay desviarse hasta el mirador de punta Centolo.

Tras retomar el camino continuamos hacia el suroeste, un lugar ideal para observar aves y sus zonas de nido. Después de descender hacia a la ensenada de Caniveliñas hay que desviarse a la izquierda y atravesar la isla de regreso al pueblo de O Curro.

Un día excelente en cuanto a la climatología y como siempre, el grupo respondió como es habitual, un diez en todos los sentidos. La experiencia me enseña que la marcha nórdica engancha, pero no engancha a cualquiera, sino que a la buena gente, y eso es lo que tengo el grupo, muy buena gente.

Volveremos con más marcha…