RUTA “PASOS DE TATÍN”, MONDARIZ

El pasado domingo 9 de junio nos pusimos bastones en mano para recorrer una ruta fluvial fácil y bonita.

Los concellos de Covelo y Mondariz se encuentran divididos por un obstáculo natural que es el río Tea. El río, debido a su caudal, se hace difícil atravesar según la época del año. Para ello, desde tiempos remotos se han habilitado diversos puentes y pasos para lograr este objetivo.

Así nos lo encontramos en noviembre del 2018.


En el Río Tea, a su paso por la parroquia de Sabaxáns, nos encontramos con los pasos de Tatín, un precioso paraje en el que abundan los ‘carballos ‘.
En diversos lugares del río, debido a la dificultad y el gran coste que entrañaba la construcción de puentes en lugares de difícil acceso, se habilitaron diversos “pasos” o “poldras” sobre el río en forma de piedras intercaladas y dispuestas a una distancia entre ellas que hicieran que fuera posible el paso entre unas y otras con el fin de alcanzar la otra orilla.

Pasaderas, pasos, poldras…

También eran utilizados para la pesca, que antaño era uno de los motores económicos de toda la cuenca del Tea. Peces como la lamprea, la trucha o el salmón, alimentaban antaño a la población. Sobre la antigüedad y origen de los pasos, hay quién asegura que tienen pasado romano o incluso anterior.

A nuestro paso nos encontraremos O Muiño do Cubo, restaurado, en muy buen estado, al que podremos acceder a su interior.

Nosotros empezamos la ruta desde el restaurante “La del Río”, al margen izquierdo del Tea, y desde ahí empezamos con la marcha en una primera parte “complicada” por la cantidad de maleza, silvas, .. que hacían por momentos que ni se viese el camino a seguir. Mas adelante atravesamos unos de los puentes que nos encontramos y el camino se hizo más fácil y accesible para nuestros bastones.

A nuestro paso descubrimos playas fluviales donde su agua cristalina, hacía pensar por momentos en un baño.
Un nuevo puente, esta vez de piedra nos sale al encuentro, es el Puente de Cernadela, de origen romano.

Una vez que llegamos a los “pasos o poldras”, atravesamos el río y nos pusimos rumbo al “tercer tiempo” en La del Río, donde merecidamente nos tomamos nuestras cervecitas o similares que tan merecidamente nos ganamos.

Sin duda es una ruta aconsejable para todo el mundo por su fácil y cómodo sendero, además de la gran belleza que la rodea. Pero siempre debemos estar atentos al caudal del río que según la época que vayamos nos podemos llevar alguna que otra sorpresa.